Los cambios que vio el mundo después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 han sido ampliamente comentados. El aumento y complejización en los rituales de seguridad en espacios públicos, sobre todo en Estados Unidos, fue notable (así como el gasto real en la materia: de 2001 a 2011, lo asignado al Departamento de Seguridad Nacional de EU alcanzó los 635,900 millones de dólares) y sus consecuencias para los sujetos han sido múltiples. Desde políticas intrusivas que se ha discutido que atentan contra las libertades civiles, hasta reacciones racistas entre ciudadanos y en contra inmigrantes.

A estas cuestiones reaccionó el artista polaco Krzysztof Wodiczko (1943) con varias obras que culminaron con una ambiciosa propuesta para un memorial del 9/11 en Nueva York, distinto al imaginado por Daniel Libeskind y aprobado por las instituciones correspondientes desde 2002. Casi quince años después, el mundo sigue siendo testigo de ataques terroristas y de respuestas que continúan la lógica de guerra desde entonces. Vale la pena regresar a algunas de las obras de este artista y las reflexiones que las acompañaron para pensar en el panorama al que nos enfrentamos, con armas de fuego, pero también con juicios y realidades históricas innegables.

if-you-see-something

Krzysztof Wodiczko If You See Something…, 2005,
de http://www.macba.cat/en/if-you-see-something-2827

A Wodiczko le ha valido su reconocimiento el trabajo realizado a lo largo del mundo con proyecciones públicas a gran escala sobre fachadas de edificios y monumentos. En éstas exhibe realidades políticas y sociales con la intención de denunciar su importancia. Vagabundos, veteranos, víctimas de violencia doméstica e inmigrantes, entre otros, han sido el centro de sus reflexiones. En general, ha basado su trabajo en los testimonios de los propios actores, y creyendo que éstos tienen un poder transformativo casi por sí mismos es que los ha incluido en sus llamados “Vehículos” e “Instrumentos”, piezas que retoman estos temas para presentarlas en el espacio público, pero que son objetos móviles y pretenden la disrupción de la comunicación oral.  

Según lo describía el propio Wodiczko en un libro publicado en 1999 que recoge una retrospectiva de su trabajo, como artista “busca curar el entumecimiento que amenaza a la salud del proceso democrático a través de pellizcarlo, perturbarlo, despertarlo e insertando la voz, experiencias y presencia de esos otros que han sido silenciados, alienados y marginalizados”, en el marco general de nuestros sistemas democráticos. Un par de años después tendría lugar el 9/11 y sus reflexiones alrededor de este evento se reflejarían en la inclusión de la tecnología como aquello que ha definido nuestro momento histórico después del derrumbe de las Torres gemelas y en una idea para conmemorarlo que incluye preguntarse sobre la responsabilidad de Occidente en estos acontecimientos. ¿No tienen los ciudadanos de las ciudades del Norte (entendidas como las del norte global) una suerte de mitad-inocencia y mitad-culpa de las desgracias de los ciudades del Sur?” dada nuestra ceguera “no sólo a la pobreza de las ciudades del Sur sino a las vastas secciones empodrecidas de nuestras ciudades”, “¿Por ignorancia y pasividad, no hemos contribuido a la perpetuación de una asimetría económica y política que incita al homicidio culposo y provee de suelo social y político fértil para el terrorismo barbárico de hoy y mañana?”

Aunque no revisa el proyecto del memorial, en un artículo sobre el trabajo de Wodiczko posterior al 11 de septiembre de 2001, Dora Apel da sentido a las provocadoras intuiciones del artista al tema de la guerra contra el terrorismo. La primera obra de éstas, If you see something… (2005) se detiene en los discursos de marginalización producidos por las incitaciones a denunciar comportamientos civiles sospechosos. Después del 9/11, el sistema de transporte de Nueva York tapizó sus unidades con la leyenda “If you see something, say something, don’t keep it to yourself”. Tras cuatro vidrios traslúcidos, lo que Wodiczko hace es exhibir a personajes que no se distinguen, intercambiar historias personales que revelan los abusos a los que ha llevado el sospechosismo promovido por el Estado. Las escenas hablan de deportaciones, prisión y humillaciones. Aún con la separación que existe entre aquellos que dan sus testimonios y los espectadores, Apel dice que se crea un espacio colectivo en el cual se consideran realmente los testimonios de las víctimas.

En este mismo sentido, pero ubicados en el campo de batalla está Speaking flames (2005). Aunque no se trata precisamente de aquellos asociados al 9/11, en la exhibición de 2005 en la Galería Lelong, alrededor de If you see something… Wodiczko exhibió una serie de proyecciones de velas encendidas acompañadas por voces que cuentan sus desgracias en los marcos de la guerra. Una mujer que ha perdido a su madre en un campo de concentración y un comandante de la armada estadounidense en Irak que da la orden de matar a inocentes repiensa el trauma y a las víctimas.

Finalmente, aquí se puede ver un video que recorre el último proyecto del que habla Apel: el War Veteran Vehicle (2009) exhibido en Liverpool evidencia las experiencias de los veteranos de las guerras de Irak y Afganistán y su difícil regreso a la cotidianidad. Dice la autora que éste, como Speaking flames, examina los efectos de la guerra en los soldados que la pelearon. Por su parte, If you see something… ve cómo son utilizados los estereotipos para promover una atmósfera de suspicacia generalizada.

Al ser partícipes de los saldos de la ideología asociada a la guerra, en la experiencia de todas las piezas según Apel se revela “una línea divisoria entre la culpa y la inocencia, una entre aquellos a quienes el estado capitalista sirve a sus intereses y aquellos que son oprimidos tanto en casa como en el extranjero”. No es una sugerencia menor y no suena en lo absoluto inútil. Pero hay definir claramente quién es quién y en dónde vive, si no queremos dejarnos engañar por las apariencias.

 

Usamos:

Apel, Dora. “Technologies of war, media  and dissent in the post 9/11 work of Krzysztof Wodiczko”, Oxford art journal, Vol. 21,  No. 2, 2008.

Chomsky, Noam. Et al., A diez años del 11 de septiembre: Cómo cambió el mundo.  http://www.editorialcapin.com.ar/libros/los-libros-del-diplo/como-cambio-el-mundo

Wodiczko, Krzysztof. Critical Vehicles: Wrigtings, Projects, Interviews, Cambridge, Massachusetts: MIT Press, 1999.

———–. City of Refuge: A 9/11 Memorial, New York: Black Dog Publishing, 2009.