Pyschoactive_Drugs

Hace poco más de un mes, un grupo de destacados intelectuales de nuestro país, entre los cuales están Juan Ramón de la Fuente, Jorge Castañeda y Héctor Aguilar Camín participaron en el foro “Marihuana: ¿Despenalizar su consumo?”. Ahí y luego en los periódicos, el radio y la televisión, han defendido la idea de que es preciso despenalizar el consumo de marihuana en el Distrito Federal.

Este evento se suma a la lucha que han realizado varios intelectuales en contra de distintas medidas prohibicionistas. Si bien la defensa por la despenalización de las drogas es tan sólo un capítulo de esta larga historia, tiene una singular característica: ha sido impulsada por personajes con ideologías tan disímiles como Milton Friedman y Gabriel García Márquez.

Milton Friedman, premio Nobel de Economía en 1976, defendió en diversas ocasiones la legalización de las drogas (incluso de las más fuertes como la heroína).  En una entrevista que otorgó en 1991 sintetizó su postura. Para él, más que un problema económico, la prohibición de las drogas era un problema moral. El planteamiento de Friedman sobre el tema puede ser resumido en este mordaz argumento:

 El caso de la prohibición de las drogas es exactamente tan fuerte y tan débil como el caso de prohibir que la gente coma más de lo que debe. Todos sabemos que comer en exceso causa más muertes que las drogas. Si en principio está bien que el gobierno diga que no debes consumir drogas porque te causan daño, ¿por qué no sería correcto que dijera que no puedes comer mucho porque te daña? ¿Por qué no sería correcto que dijera que no se puede hacer paracaidismo porque podemos lastimarnos? ¿Por qué no estaría bien decir “oh, esquiar, eso no está bien, es un deporte muy peligroso, te vas a lastimar”? ¿Dónde se traza la línea? (aquí se puede ver el resto de la entrevista)

Por otro lado, el también Premio Nobel (pero de Literatura), García Márquez escribió un manifiesto a finales de 1993 en el cual se declaraba abiertamente en contra de la política prohibicionista. El texto, que más tarde fue suscrito por otros importantes intelectuales como Carlos Fuentes, Fernando Savater, Antonio Escohotado y Manuel Vázquez Montalbán, apareció publicado originalmente en la revista colombiana Cambio 16. En éste, planteaba lo siguiente:

La prohibición ha hecho más atractivo y fructífero el negocio de la droga, y fomenta la criminalidad y la corrupción a todos los niveles.

Sin embargo, los Estados Unidos se comportan como si no lo supieran. Colombia, con sus escasos recursos y sus millares de muertos, ha exterminado numerosas bandas y sus cárceles están repletas de delincuentes de la droga. Por lo menos cuatro capos de los más grandes están presos y el más grande de todos se encuentra acorralado.

En Estados Unidos, en cambio, se abastecen a diario y sin problemas 20 millones de adictos, lo cual sólo es posible con redes de comercialización y distribución internas muchísimo más grandes y eficientes.

Puestas así las cosas, la polémica sobre la droga no debería seguir atascada entre la guerra y la libertad, sino agarrar de una vez al toro por los cuernos y centrarse en los diversos modos posibles de administrar la legalización. Es decir, poner término a la guerra interesada, perniciosa e inútil que nos han impuesto los países consumidores y afrontar el problema de la droga en el mundo como un asunto primordial de naturaleza ética y de carácter político, que sólo puede definirse por un acuerdo universal con los Estados Unidos en primera línea. Y, por supuesto, con compromisos serios de los países consumidores para con los países productores.

Pues no sería justo, aunque sí muy probable, que quienes sufrimos las consecuencias terribles de la guerra nos quedemos después sin los beneficios de la paz. Es decir: que nos suceda lo que a Nicaragua, que en la guerra era la primera prioridad mundial y en la paz ha pasado a ser la última.

 

Señalamos tan sólo dos momentos de la prolongada lucha que distintos intelectuales (de muy distintas latitudes, tradiciones e ideologías) han emprendido por la despenalización de las drogas. Pretendemos simplemente dar cuenta de su complejidad y dar una pequeña muestra de la riqueza que tienen los argumentos que han dado al respecto a este tema ciertos intelectuales.

 

Estípula

Afortunadamente, la discusión en torno a la despenalización de las drogas está cada día más presente. La próxima semana (26 y 27 de septiembre) tendrá lugar un foro tricameral (Cámara de Diputados, el Senado y la Asamblea del Distrito Federal) titulado: “De la prohibición a la regulación: nuevos enfoques en política de drogas”. Participarán (moderados por Yuriria Sierra, Rubén Aguilar y Salvador Camarena) Jorge Castañeda, José Manuel Vivanco, José Miguel Insulza, Fernando Gómez Mont, Fernando Belaunzarán entre otros. Aquí puede consultarse el programa completo.