Parecería que un deseo por fijar la palabra oral, esa que se evapora tras decirse, recorre la historia del pensamiento occidental. Como es sabido, Sócrates jamás escribió y, de hecho, desconfiaba abiertamente de la escritura. Le parecía que debilitaba la memoria y, peor aún, que inhibía el conocimiento filosófico. Recordemos que para él, mediante el diálogo era como podíamos acceder a la verdad. Los textos escritos no admiten este diálogo puesto que si se les cuestiona responden siempre con lo mismo: el silencio. Por lo anterior, según Sócrates, al anular la posibilidad del diálogo, la escritura paraliza el quehacer filosófico.

Leer completo

El Museo Nacional de Antropología e Historia cumple 50 años de haber sido inaugurado. En este mismo espacio, Mario Arriagada escribió sobre el tema. Entablando un diálogo con su ensayo, queremos evocar aquí aquel 17 de septiembre de 1964,  día en que después de una pomposa ceremonia abrió sus puertas el hoy quincuagenario Museo. El Presidente Adolfo […]

Leer completo

septiembre 12, 2014

Fiestas patrias y alcohol

Con un ánimo celebratorio socarrón, presentamos aquí un texto que escribió Amado Nervo sobre los festejos patrios de 1895. Lo encontramos en una antología que preparó el recién fallecido Emmanuel Carballo: Las fiestas patrias en la narrativa nacional. Esta obra tiene un historia lejana.  Siendo muy joven,  Carballo entabló una fecunda amistad con Alfonso Reyes. En algún momento, […]

Leer completo